Bienvenido a gracia abundante

Muchos de nosotros tenemos cierto escepticismo en cuanto asistir a una iglesia. Lo entendemos. Pero en Gracia Abundante queremos dejar en claro que tenemos solamente un objetivo con tu visita: que escuches lo que la Biblia dice y una clara explicación del texto. ¡Nada más! No queremos inculcar nuestras opiniones, no queremos propagar nuestras ideas, simplemente queremos leer la Biblia y claramente exponer las verdades que emanan de ella. ¿Sabes algo? Tu vida cambiará por completo. Mientras nos visitas encuentra en este sitio nuestra información básica acerca de quiénes somos. ¡Te esperamos este domingo! 



Gracias por visitar nuestro sitio. Esperamos que tomes unos minutos para saber más acerca de nosotros y de nuestra iglesia. Cualquier pregunta que tengas por favor no dudes en contactarnos. Da click aquí para saber más de nuestro pastor y de nuestro staff. 

En Gracia Abundante entendemos que ir a una iglesia puede ser difícil para muchos. Tal vez la incertidumbre ó malas experiencias te han dado un concepto negativo de la iglesia. ¿De qué se trata nuestra iglesia? ¿En qué creemos? ¿Cómo se llevan a cabo nuestras celebraciones? Da click aquí para saber más. 

En Gracia Abundante tenemos programas para toda la familia. Para saber más acerca de los horarios de nuestras celebraciones, fechas de eventos, números de contacto, ó si deseas hablar con el pastor, por favor da click aquí. Esperamos escuchar pronto de ti. 



¿qué acerca del cielo?

 

Sólo hay dos clases de religiones en el mundo. La primera clase es la religión que exige que hagas algo para merecer ir al Cielo. Ya sea portarse bien, dar dinero a la iglesia, ó ser una buena persona. Esta clase de religiones pone una carga sobre el "creyente". Se basa en tus obras y en las cosas buenas que puedas lograr. Es como construir una escalera a la luna. Pasarás toda tu vida intentando, pero nunca lo lograrás.  La segunda clase de religión es aquella que dice que no hay nada que podamos hacer para alcanzar la salvación. Somos imperfectos, lastimamos a otros, nuestra bondad es limitada, y nuestras buenas obras no son suficientes. En pocas palabras, somos pecadores. Sin embargo, Jesús pagó el precio de nuestro pecado. De tal forma que lo que era necesario hacerse para alcanzar la salvación, ¡Jesús ya lo hizo por ti! La Biblia es clara que si alguien quiere ser salvo de la separación eterna, tiene que primero entender que necesita a un salvador. 

  • Todos somos pecadores e imperfectos, Rom. 3:23
  • Jesús vino a la tierra para morir por tu pecado, Rom. 5:8
  • Reconoce tu condición espiritual y cree en el Señor Jesús como Señor y Salvador, Rom. 10:9